Saltar al contenido

8 Pueblos Medievales de Albacete que tienes que ver

Muchos pueblos medievales de Albacete han conseguido conservar sus elementos, arquitectura, encanto y estilo medievales.

Desde poderosas ciudades amuralladas hasta pequeños pueblos con castillos y mecas góticas, hay muchos pueblos medievales bien conservadas que visitar en Albacete.

Puede que la Edad Media haya sido una época de cambios y agitación en Europa, desde los caballeros de brillante armadura, los grandes castillos, las cortes reales se ha utilizado para crear increíbles cuentos de hadas.

Tras una larga reflexión, aquí están los 8 pueblos medievales de Albacete que en ningún caso deberías dejar de visitar;

Alcalá del Júcar

Se trata de un asentamiento increíblemente atractivo que tiene una planificación y un trazado de calles bastante inusuales. Si observa la ciudad a vista de pájaro, la ciudad tiene forma de media luna.

Todas las calles terminan en el mismo lugar en la colina, exactamente donde se encuentra el antiguo castillo.

Los turistas pueden preguntarse cómo se mantienen en pie estas casas en la colina, que es bastante empinada. La respuesta es muy sencilla.

Estas casas están construidas de forma especial, de modo que incluso una pendiente pronunciada no supone un problema para ellas. Además, muchas de estas casas son cómodas cuevas, y este hecho hace que la zona sea realmente única.

Siglo XII – es la época en que los árabes construyeron la primera fortaleza en la costa del Júcar. El objetivo principal de esa fortaleza era proteger la tierra de las invasiones de las tropas de los reyes católicos.

Sin embargo, los árabes no pudieron resistir a los invasores durante mucho tiempo, y el rey Alfonso VIII pudo entrar en la fortaleza y establecer su autoridad sobre este territorio en 1213.

Durante muchos años, los feudales gobernaron el territorio de la actual Alcalá del Júcar hasta que los reyes católicos les restaron importancia limitando su poder y sus derechos.

El castillo de Alcalá del Júcar es una interesante atracción que resulta imprescindible para todos los turistas que visitan esta localidad española.

Se trata de una magnífica construcción de origen almohade que está construida en lo alto de una roca. Además, todo un conjunto de casas en la roca rodea el complejo del castillo.

Chinchilla de Montearagón

Chinchilla de Montearagón o Chinchilla de Monte-Aragón, o simplemente Chinchilla (en árabe: جنجالة), es un municipio de la provincia de Albacete en Castilla-La Mancha, España.

El pueblo medieval está situada en el cerro de San Blas, a 897 metros sobre el nivel del mar, desde cuya cima domina la llanura manchega.

Declarada Conjunto Histórico-Artístico, su gran riqueza monumental incluye monumentos como el castillo, la muralla, la iglesia de Santa María del Salvador, el convento de Santo Domingo, el Museo Nacional de Cerámica, el ayuntamiento o las cuevas y baños árabes.

Otros atractivos turísticos son su Semana Santa, que data de 1586, el prestigioso Festival de Teatro Clásico Ciudad de Chinchilla o «Los Miércoles».

El centro de la ciudad es la Plaza Mayor, que alberga el ayuntamiento, construido entre los siglos XVI y XVIII presidido por el busto de Carlos III, la iglesia arciprestal de Santa María del Salvador, construida entre los siglos XV y XVIII y la Torre del Reloj.

Iglesia Arciprestal de Santa María del Salvador. En su interior se encuentra la imagen del siglo XIV de la Virgen de las Nieves, patrona de la ciudad.

Aunque actualmente tiene un interior barroco, con yeserías superpuestas, sus inicios se sitúan en los primeros años del siglo XIV, aunque las sucesivas reformas que ha sufrido la han convertido en una amalgama de estilos, desde el gótico-mudéjar, hasta el neoclasicismo del siglo XVIII.

Castillo (de origen árabe), símbolo de la ciudad. Se trata de un antiguo emplazamiento ibérico y posteriormente romano, ocupado después por los visigodos.

De la influencia árabe quedan varios elementos defensivos en el recinto fortificado, como las entradas en codo.

Lietor

El origen el pueblo medieval es incierto suponiendo que fueron los musulmanes. Tiene un casco urbano medieval con calles estrechas.

Una visita inevitable es la Iglesia de Santiago Apóstol (siglo XVII), que fue reconstruida sobre otro edificio medieval del que solo queda una torre de elementos góticos.

Se tiene que visitar también el Convento de Carmelitas Descalzas (del siglo XVII), construido en la era de Carlos II. En esta existe una cripta  donde permanecen las momias de gesto incorrupto.

Hay un conjunto de tumbas  que componen un recinto fúnebre de los hermanos frailes pertenecientes a la orden de los Carmelitas Descalzos.

Solo tienes que visitarlo y perderte por sus calles con encanto, disfrutar de su gastronomía y de sus diversos bares o restaurantes que harán las delicias de cualquier visitante.

Yeste

Yeste es un municipio de Albacete, Castilla-La Mancha, España, a 138 km de la capital, Albacete. Es conocido por el cercano Puente Arco de La Vicaria.

Sobresale un Castillo situado en el centro de la ciudad, es una antigua fortaleza islámica del siglo XI.

Junto a ella se encuentra la Torre del Homenaje, del siglo XIV, en cuya puerta de entrada se encuentran los escudos de piedra de la Orden de Santiago y de la familia Figueroa.

Sirvió de residencia a los comendadores de la Orden de Santiago durante los siglos XIII al XVI. En época medieval, la población se extendía a los pies de la fortaleza, en el barrio del Infierno, comprendiendo la plaza del concejo, y la iglesia parroquial, todo ese conjunto urbano estaba rodeado por una muralla.

En la segunda mitad del siglo XIV fue renovada para reforzar sus elementos defensivos exteriores y la torre del homenaje.

Actualmente el Castillo de Yeste se encuentra renovado y rehabilitado. En su interior podemos encontrar un Centro de Interpretación «Tierra de Frontera», creado por la Asociación Romeros de San Bartolomé, dirigida por Luis Llopis.

La Iglesia de La Asunción fue construido en el siglo XVI y está declarado de Bien de Interés Cultural.

El Convento de San Francisco fue levantado entre los años 1617 y 1627 por orden del rey Felipe III.

La Ermita de Santiago se construyo en el siglo XVI (1494). También podemos ver entre otra multitud de bellezas las casas solariegas, diseñadas y construidas los siglos XVI y XVII.

Jorquera

Jorquera es un municipio de la provincia de Albacete, Castilla-La Mancha, España. Tiene una población aproximadamente de 529.

Esta villa medieval se encuentra en un espolón flanqueado por el río Júcar. La parte superior de la colina está flanqueada por murallas del siglo XII construidas por los almohades.

Se dice que en 1904 El Cid llego a este pueblo medieval cuando lo perseguía el Rey Lucef. Si bien el castillo esta destruido con alguna ruina para ver el recinto fortificado de Jorquera, aun está en pie.

En el Cerro de la Horca, se puede ver de las pocas cuevas fortificadas que hay en la Península.

Las calzadas y los puentes son el legado de los romanos, pero los árabes fueron dieron el mayor esplendor a este pueblo medieval.

No puedes dejar de ver la Iglesia de Santa María de la Asunción, la Casa del Corregidor, la Ermita de Nuestra Señora De Cubas y el Ayuntamiento.

Alcaraz

Alcaraz es uno de los conjuntos histórico-artísticos más bellos de la provincia de Albacete, España.

Se encuentra en una zona de transición formada por la sierra de Alcaraz, junto a las sierras del Segura.

En el casco antiguo de Alcaraz destaca su monumental Plaza Mayor, Monumento Histórico-Artístico, que da paso a lo que queda del castillo.

La fortaleza se levanta sobre el cerro de San Cristóbal, y también tiene en su interior el cementerio municipal.

Riópar Viejo

Es un espectacular Villa Medieval, con laberínticas y estrechas calles. Fue abandonado a finales del s. XX.

Actualmente es un objetivo de turismo de los más preciados ya que posee nuevas casas de piedra con alojamientos para viajeros.

Podemos ver el castillo de Riópar Viejo que domina el valle del Río de la Vega y la Sierra del Segura, que aún estando en ruinas, es digno de ver.

Almansa

En este pueblo de origen Medieval destaca su Castillo, situado en el cerro del Aguila, estando restaurado, aunque se hizo finalizando el Siglo XIII, declarado Monumento Nacional, por lo que poco más hay que decir.

Con un casco histórico digno de ver no podemos dejar de ver la Plaza de Santa María, con la Fuente de los patos.

También podemos visitar el Museo de la Batalla de Almansa, además de la Plaza de Santa María y el Palacio de los Condes de Cirat.

Iglesia Arciprestal de la Asunción, con su espectacular fachada.